Jóvenes en Acción llegan al Congreso de la República

  • Dieciséis participantes de este programa de Transferencias Monetarias de Prosperidad Social realizarán sus prácticas profesionales en el Senado y la Cámara de Representantes 
  • Este primer grupo de pasantes, seleccionados por el CAEL, está vinculado a universidades de 10 ciudades del país.

 

Bogotá, D.C. Julio 31 de 2019. Este jueves 1 de agosto ingresarán al Congreso de la República 16 participantes del programa Jóvenes en Acción de Prosperidad Social para hacer sus prácticas profesionales. Todos son estudiantes de educación superior y conforman el primer grupo de participantes que se vincula al programa de pasantías en la rama legislativa, gracias a la articulación de las dos subdirecciones de la entidad y el Centro de Investigaciones y Altos Estudios Legislativos (CAEL) del Congreso.

Cinco de ellos estudian en universidades de Bogotá y 13 vienen de otras nueve ciudades de Colombia: Riohacha, Barranquilla, Cúcuta, Pamplona (Norte de Santander), Santa Marta, Villavicencio, Tunja, Manizales y Pitalito (Huila). Entre agosto y diciembre ejercerán en el Congreso lo aprendido en sus programas de negocios internacionales, sociología, licenciatura en idiomas extranjeros, trabajo social, diseño industrial, administración de empresas, derecho, economía, contaduría pública y comunicación social.

La Dirección de Transferencias Monetarias Condicionadas de Prosperidad Social difundió la convocatoria, a la que respondieron inicialmente 187 estudiantes. La Dirección de Articulación de la Oferta Pública gestionó con el CAEL los cupos específicos para los participantes del programa. El centro de investigaciones evaluó y seleccionó -entre 39 jóvenes en acción que culminaron el proceso- a 33, de los cuales 18 pudieron ajustar sus condiciones personales para ejercer las pasantías en la capital del país.

Este es un día histórico para el país, para Prosperidad Social y para el programa Jóvenes en Acción; y un paso fundamental para estos muchachos que hoy comienzan a construir su vida profesional y avanzan en el fortalecimiento de sus capacidades. Estamos orgullosos de todos ellos. Es por historias como estas que este Gobierno está empeñado en fortalecer el programa”, declaró la subdirectora de Programas y Proyectos de la entidad, Ana María Palau.

Después de la inscripción y el cargue de documentos, los postulantes escribieron un ensayo sobre las responsabilidades y temas que se discuten en el Congreso y fueron entrevistados por el CAEL. Estarán ejerciendo en las Unidades de Trabajo Legislativo (UTL), de acuerdo con los requerimientos de los congresistas, o en las áreas administrativas del Congreso. Aquellos que siguen vinculados a los programas académicos -las prácticas profesionales hacen parte de algunos planes de estudio- reciben durante el semestre el incentivo monetario del Jóvenes en Acción.

Al tiempo que estos 18 participantes ingresan a sus pasantías, la Dirección de Transferencias Monetarias avanza en la segunda convocatoria de esta oportunidad para participantes del programa. Las inscripciones cierran este 2 de agosto.

Aunque la naturaleza de Jóvenes en Acción no es la empleabilidad, sino la formación, el acompañamiento en el proceso de construcción de capacidades y de capital humano, el programa promueve la inclusión laboral siempre que responda al perfil profesional o técnico que están construyendo sus participantes.

Su más reciente evaluación de impacto mostró que el programa aumenta en 20 puntos porcentuales la probabilidad de que sus participantes consigan prácticas empresariales. Esto, además de disminuir en casi un 40 por ciento la probabilidad de desertar de manera temporal o definitiva de un programa académico y otra batería de cifras que dan cuenta de su eficiencia e importancia.

Una de las grandes metas del Plan Nacional de Desarrollo Pacto por Colombia, pacto por la equidad, es llegar a 500.000 cupos en 2022 y fortalecer las competencias socioemocionales que faciliten la inserción social y laboral de los participantes. Jóvenes en Acción ha sido reconocido como programa pionero en el apoyo de formación superior en toda Latinoamérica, uno de los de mejor relación entre beneficio y costos y de los que más aporta a la reducción de brechas de acceso a la educación superior.

Hasta junio de 2019, Prosperidad Social había acompañado y apoyado con esta estrategia la formación técnica o profesional de 337.022 colombianos: 279.721 en el SENA y 57.301 de instituciones de educación superior. Al mismo corte, hay 175.434 estudiantes que reciben el incentivo del programa: 36.423 del SENA y 139.011 de instituciones de educación superior. Para esto, la inversión ha superado los 1,3 billones de pesos.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *